La histeria femenina y el invento del vibrador

LA HISTERIA FEMENINA Y EL INVENTO DEL VIBRADOR

La histeria femenina era un popular diagnóstico médico para explicar una misteriosa enfermedad que sólo afectaba a las mujeres de la época.

Aquella supuesta enfermedad femenina se manifestaba en: desfallecimientos, retención de líquidos, pesadez abdominal, espasmos musculares, respiración entrecortada, insomnio, pérdida del apetito, nerviosismo, irritabilidad y agresividad.

Es decir, si percibidas alguno de estos síntomas eras diagnosticada como “una histérica”.

Médicos estudiando a una mujer

> ORIGEN DE LA ENFERMEDAD

El nombre de la enfermedad proviene de la palabra útero (“hystera” en griego). Dado que en la antigüedad Platón e Hipócrates asociaban estos síntomas al desplazamiento del útero enfermo por el interior del cuerpo de las mujeres.

Siglos más tarde, Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, afirmó que el origen de la histeria se debía a alguna experiencia reprimida por el inconsciente.

> TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD

Dada esta doble vertiente etiológica, durante la época victoriana se desarrollaron dos vertientes de tratamiento de la enfermedad.

Por un lado, desde los comienzos del psicoanálisis se comenzó a utilizar el método catártico, empleando la hipnosis y la curación por la palabra (como en el famoso caso de Anna O.).

Por otro lado, la vertiente más médica centraba la cura en intervenciones sobre el útero: fortaleciéndolo (con métodos arcaicos y dañinos, como los sangrados, las inyecciones de nitrato de plata y las cauterizaciones) o extirpándolo (a través de una histerectomía).

Psiquiatras tratando la histeria

> EL ORIGEN DEL VIBRADOR

Además de los métodos anteriormente citados, también existía otro método de curar la histeria: el paroxismo histérico, o dicho en otras palabras, la masturbación asistida

Consistía en la estimulación manual de los genitales femeninos por parte del médico hasta alcanzar el paroxismo (no el orgasmo, ya que por entonces se pensaba científicamente que las mujeres no podían tener orgasmos). De esta manera, se curaba la histeria por medio del alivio de las tensiones sexuales femeninas.

Sin embargo, este método provocaba grandes dolores y molestias musculares a los médicos. Es en ese momento cuando Joseph Mortimer Granville hace uso de la tecnología emergente de la época para crear un aparato que facilitase el método del paroxismo.

Es así como este médico británico inventó el vibrador con fines médicos para curar la histeria. Pero, no es hasta 1902 cuando la compañía Hamilton Beach comienzan a comercializar los primeros vibradores, como un electrodoméstico más.

Mujeres con antiguo vibrador

> UNA NUEVA ÉPOCA NADA HISTÉRICA

En 1952 la Asociación Americana de Psiquiatría (A.P.A) desacreditó la histeria como enfermedad y afirmó que se trataba de un mito.

A día de hoy podemos entender que la única enfermedad de aquellas mujeres era el padecimiento de la represión sexual de la época. Donde la masturbación solo era permisible bajo prescripción médica y el disfrute sexual únicamente se limitaba a los hombres.

PAULA MARTÍN CASTRESANA

Psicóloga General Sanitaria del Centro DAMAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *