¿QUÉ ES EL SÍNDROME BURNOUT?

¿QUÉ ES EL SÍNDROME BURNOUT?

El Síndrome de Burnout o Síndrome de Estar Quemado/a Por el Trabajo (SQT), es un trastorno emocional ligado al mundo laboral y al estrés proveniente de las condiciones y el estilo de vida de él/la trabajador/a.

Se trata de un término introducido por Herbert Freudenberger en 1974, donde lo define como “sensación de fracaso y existencia desgastada resultante de la sobrecarga”. Otros autores añadieron que consiste en una “sensación general de agotamiento físico, actitudinal y emocional” (Kafry, 1978) y una “pérdida progresiva del idealismo y energía como resultado de las condiciones de trabajo” (Edelwich y Brodsky, 1980).

> IMPLICACIÓN DEL SÍNDROME BURNOUT

Hay que destacar que aunque al principio el Síndrome Burnout únicamente se refleja en la vida laboral posteriormente se va extendiendo a las relaciones sociales y a la familia. De ahí la importancia y el riesgo multidimensional del síndrome burnout para la calidad de vida y la salud de las personas.

También es importante aclarar que se trata de una respuesta ante el estrés cuando las estrategias de afrontamiento se debilitan, y las demandas, generalmente emocionales, sobrepasan la capacidad y tolerancia de la persona ante las mismas.

Aun así, no hay que culpabilizar a los/las trabajadores/as. Debemos ser conscientes de que el estrés laboral no es una cuestión de debilidad personal, sino un problema de la organización, la cual es la que debe abordar el problema.

> CONSECUENCIAS DEL SÍNDROME BURNOUT

Las principales manifestaciones del Síndrome Burnout son:

> Síntomas físicos

> Fatiga crónica.

> Dolores de cabeza.

> Dolores musculares (cuello, pecho y espalda).

> Problemas del sueño e insomnio.

> Pérdida de peso.

> Desórdenes gastrointestinales.

> Hipertensión y palpitaciones.

> Aparición de asma y alergias.

> Síntomas emocionales

> Irritabilidad, impaciencia y enfado.

> Ansiedad generalizada y focalizada en el trabajo.

> Depresión y tristeza.

> Frustración personal y profesional.

> Estado de aburrimiento.

> Baja autoestima, soledad y vacío.

> Fracaso e impotencia.

> Síntomas conductuales

> Estado de nerviosismo.

> Cinismo y sarcasmo.

> Apatía y pesimismo.

> Agresividad y hostilidad.

> Suspicacia y pesimismo.

> Ausentismo laboral.

> Abuso de sustancias (café, tabaco, alcohol, etc.)

> Comunicación nula o ineficiente.

> Distanciamiento y enfriamiento de las relaciones.

> Tono de voz elevado (gritos frecuentes).

> Llanto inespecífico.

> Dificultad de concentración.

> Aislamiento y disminución de contacto con clientes y compañeros/as.

> Conflictos con compañeros/as.

> Bajo rendimiento laboral.

> Cambios bruscos de humor.

qué es el síndrome burnout

> FASES DEL SÍNDROME BURNOUT

1º. Inicial

Se caracteriza por una etapa llena de energía y entusiasmo ante el nuevo trabajo, y no se le da importancia a alargar la jornada laboral.

2º. Estancamiento

Se comienza a percibir que las expectativas no se cumplen, y se hace una valoración entre el esfuerzo y la recompensa, la cual se encuentra en descompensado. Empieza a surgir el estrés, alimentado por el desequilibrio entre demandas y recursos.

3º. Frustración

Aquí prima la desmoralización y desilusión, seguido por la pérdida de sentido en la tarea, irritabilidad, conflictos con los compañeros/as, y presencia de sintomatología tanto psíquica como física.

4º. Apatía

Se caracteriza por la presencia de cambios actitudinales y conductuales, refiriéndose esto a comportamiento autómatas y a la retirada de la satisfacción y necesidades propias en pos de un mejor rendimiento.

5º. Quemado/a

Por último degeneraría en el colapso emocional y cognitivo, con la resultante sintomatología descrita previamente, encaminando a la persona una vida laboral de frustración.

> BURNOUT VS. ESTRÉS LABORAL

No es raro llegar a confundir estos dos conceptos, pero debemos diferenciar el estrés laboral del Burnout, ya que no son lo mismo.

El estrés suele llegar a ser un compañero fiel en el mundo laboral, y el/la trabajador/a puede llegar a manejarlo durante un corto plazo de tiempo. El problema tiene lugar cuando éste se prolonga mucho en el tiempo, y sobrepasa los límites soportables por la persona. Ahí tiene lugar el síndrome de burnout. Aunque no es la única causa de este síndrome, el estrés laboral se identifica como el precursor del mismo.

Para visualizar con más facilidad esta diferencia, podríamos comparar las principales características de cada uno de estos fenómenos y ver que son contrarias:

> En el estrés

> Implicación excesiva en trabajo.

> Vivencia intensa de las emociones.

> Sensación de hiperactividad.

> Disminución de la energía

> Sintomatología física y ansiedad.

> En el Burnout

> Menor implicación en las labores del trabajo.

> Disminución en la experimentación de las emociones.

> Sensación de abandono.

> Pérdida de motivación y de perspectiva.

> Depresión.

> MEDIDAS PREVENTIVAS

Para prevenir el desarrollo del Síndrome Burnout se pueden llevar a cabo diferentes estrategias:

> Proponerse objetivos reales y factibles de conseguir.

> Entrenarse en solución de problemas.

> Realizar estiramientos y ejercicios antiestrés como parte de la rutina.

> Practicar técnicas de relajación: respiración, yoga, mindfulness, etc.

> Realizar ejercicio físico o algún deporte.

> Manejar eficazmente el tiempo y la distribución de tareas.

> Potenciar unos hábitos de vida saludables.

> Tomar pequeños descansos durante la jornada.

> Contactar con ayuda profesional psicológica.

Para finalizar, recordar que tal y como hemos comentado el Síndrome Burnout es responsabilidad de las organizaciones. Por ello, las medidas preventivas deberían estar propiciadas por las propias organizaciones, ya que éstas deberían tomar medidas y crear acciones para evitar este síndrome en sus trabajadores/as.

Patricia Expósito y Paula Martín

Psicólogas Sanitarias del Centro DAMAR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *